lunes, 19 de junio de 2017

La mar y el marinero

Navegar durante meses por el centro de los Océanos crea un estrecho vínculo entre la persona y el mar que emana de la soledad y el diálogo permanente con las aguas, los astros y el horizonte infinito en los 360º  del compás. Navegar posiciona al Hombre en la verdadera insignificancia de su dimensión, en el sentimiento de pertenencia a un mundo que colisiona en el interior cuando el as de guía une las amarras al noray.

martes, 6 de junio de 2017

El último viaje del rey: la travesía

A veces los marineros contamos historias sorprendentes sobre sirenas, monstruos marinos o indescriptibles islas no señaladas en los mapas, con el fin de impresionar al amigo o al nieto que nos escucha inmerso en nuestro relato. Quizás, esta sea una de esas historias de marino que contradice o cuestiona lo escrito con unas supuestas fantasías; o quizás, hable de una verdad oculta que jamás podremos probar, pero cuando menos nos sumerge en la duda sobre lo que nos cuentan o callan los documentos oficiales. Así nos lo contaron:

sábado, 20 de mayo de 2017

Xosé Iglesias: A relixión do mar

Ayer asistimos a la excepcional presentación del segundo poemario de Xosé Iglesias en la librería Cartabón de Vigo.

A Relixión do mar es navegar entre versos. Esta vez salimos de las venas de Transfusión Oceánica para para sentir cada nudo en nuestras manos, recordar a nuestras madres atando las redes, a nuestras abuelas llenando agujas, a nuestros padres arrancando el AYON del barco.

jueves, 11 de mayo de 2017

Lo recordamos, el tamaño sí importa

Ya lo comentamos en una entrada anterior que podéis consultar aquí a raíz de una campaña que la Comisión Europea había puesto en marcha sobre consumo de juveniles: el tamaño sí que importa. Ahora quien nos lo recuerda es Oceana que ha lanzado una campaña junto con el actor Miguel Ángel Silvestre y que incluye una guía digital.

lunes, 8 de mayo de 2017

La rueda gigante que se come la basura

Se llama “Mr. Trash Wheel”, que literalmente significa “El Sr. Rueda de Basura” y es precisamente eso, una rueda gigante que recoge la basura marina, un instrumento imaginativo que en la localidad americana de Baltimore lleva operando dos años y que se ha convertido en un personaje más de la ciudad.